Abogado de empresa: cómo triunfar con una 'start up' legal


Conocer el mundo de la empresa desde dentro es la principal ventaja competitiva de los letrados que se animan a dejar las asesorías internas por la aventura de montar un despacho de abogados propio.


Pocas personas se animan a convertirse en emprendedor y gestionar su propio negocio. Tan sólo 100.000 empresas se dieron de alta en el Registro Mercantil en 2016, de las que sólo un pequeño porcentaje se encuadra dentro del mundo legal. Tradicionalmente, este sector no se ha caracterizado por los cambios, por lo que no es habitual ver cómo un abogado deja la tranquilidad de un puesto de trabajo estable por la aventura de montar una start up.


Menos frecuente es aún que un abogado de una asesoría jurídica interna de una gran empresa se pase al otro lado y monte un bufete propio para convertirse en asesor de otras firmas.


La falta de contactos suele ser la razón principal por la que son pocos los valientes que se animan a fundar su propio despacho. Conocen a todos los bufetes de la competencia, sus antiguos asesores legales, pero no siempre han tenido contacto con otros colegas de departamentos jurídicos corporativos. Es el momento de tirar de agenda y dedicar parte de su tiempo a hacer networking, visitar a antiguos compañeros y cultivar viejas amistades.


Sin embargo, estos emprendedores legales consideran que, aunque se trate de un hándicap, su conocimiento del mundo empresarial es una ventaja competitiva frente a los abogados que sólo han desarrollado su carrera profesional en bufetes tradicionales. El hecho de haber estado integrados durante años en estructuras corporativas les da una visión privilegiada de las necesidades internas de una compañía, así como una visión estratégica para, con sus consejos legales, perseguir unos determinados resultados empresariales.


"Haber pasado por asesorías internas antes de fundar un despacho propio nos da la ventaja de conocer bien al cliente desde dentro: cómo piensa, cómo elige asesores, qué tiempo puede emplear en ver el asesoramiento externo recibido, qué necesitan tanto su empresa como su función, etcétera", subraya Sergio Redondo, socio fundador de SR Legal, junto a Isabel Sierra.


Gestión


Montar un despacho propio siempre está unido a ciertas incertidumbres e inseguridades asociadas a cualquier proyecto empresarial. Hay que repartir el tiempo entre los clientes y las tareas propias que requiere la gestión de una firma.


Por este motivo, Almudena Ponce de León, socia fundador de TKL Abogados, recomienda tener un plan estratégico claro para, de esta manera, controlar al máximo los riesgos que se tomen.


Precisamente, en este plan previo es importante valorar qué nicho de mercado se quiere cubrir y estudiar la estructura de costes del nuevo proyecto. Normalmente, al ser firmas de nueva creación cuentan con plantillas pequeñas, que permiten una mayor agilidad y capacidad de interrelación y, a su vez, ajustar más los precios frente a otros competidores.

#Abogado #empresa #triunfar #startup #legal #abogadoshuesca #abogadosbarcelona #abogadoszaragoza

Posts Destacados
Posts Recientes
Archive