Los bufetes apuestan por el teletrabajo para ganar eficacia


La implantación creciente de medidas de flexibilidad horaria y física empieza a tener consecuencias en el ahorro de espacio y de costes y en la eficiencia y competitividad, según los despachos de abogados.


Crece el teletrabajo en los despachos de abogados, lo que empieza a tener consecuencias en el ahorro de espacio y de costes y en la eficiencia y competitividad. Así lo señalan los principales despachos de la abogacía de los negocios. Y así lo sustenta un estudio, que muestra que el 72% de los bufetes tiene un programa específico de flexibilidad o agile working, cifras impensables hace una década. De hecho, JLL, consultora inmobilaria especializada en oficinas de despachos, apunta al teletrabajo como una de las soluciones a la acuciante falta de espacio en las zonas prime a las que las firmas no renuncian.


Un estudio sobre agile working en despachos de abogados realizado por Sonia de Zunzunegui, Cristina Serrano y Lucía Lorente ha concluido que el 72% de los despachos posibilita el trabajo en remoto formal, y el 86%, el informal. El 86% ya ha implantado puestos compartidos. El 58% permite el trabajo desde casa formal.


Firmas como PwC y Gómez-Acebo & Pombo siguen dando valor al trabajo presencial y en puestos fijos. Sin embargo, EY y Cuatrecasas ya se decantan por los puestos compartidos y por espacios sin sitios asignados.


Carolina Banegas, directora de recursos humanos de Herbert Smith Freehills en España, apunta al respecto: "Todavía no ha permitido ahorrar metros cuadrados, pero sí creemos que en el futuro lo hará claramente". Respecto a la productividad y eficiencia, Baker McKenzie está desarrollando una guía orientada a potenciar la eficiencia y workshops para ayudar a sus profesionales a tener la mejor concentración, productividad y gestión del tiempo. Laida García Gaztañaga, directora de la oficina de Madrid de Hogan Lovells, comenta: "Hemos comprobado que la cultura de flexibilidad mejora nuestra eficiencia y repercute positivamente en la calidad y satisfacción de nuestros clientes".


Las experiencias de los despachos

  • Uría Menéndez. Icíar Rodríguez Inciarte, secretaria general de Uría Menéndez, señala que el bufete sigue la filosofía de formación de equipos pequeños, y que es muy importante estar presentes. Pero todos los abogados pueden teletrabajar, hay una filosofía de flexibilidad. Si un abogado quiere trabajar en remoto, se hace según las circunstancias. Implantaron el sistema Citrix, por el que se pueden conectar desde cualquier sitio, y están revisando los ordenadores y van a cambiarlos por otros que se desenganchan y se pueden llevar. Son flexibles con las tardes de los viernes y las mañanas del lunes y con áreas con muchos vencimientos, como procesal.

  • Cuatrecasas. El smart working es un eje principal del plan estratégico. Sus líneas maestras son el teletrabajo y la flexibilidad horaria. Se desarrolla una prueba piloto que permite dedicar hasta un 20% de la jornada semanal a trabajar fuera de la oficina. Se han establecido las ventanas de coincidencia, de lunes a jueves y de 9 a 17 horas, en las que se concentra el trabajo colaborativo. La nueva oficina de Barcelona combina espacios. Se promueve una política de mesas limpias que facilita la movilidad de colaboradores. Se fortalece la política sin papel y han digitalizado casi un millón de páginas.

  • EY Abogados. José Luis Risco, director de recursos humanos, traslada que los profesionales del área fiscal y legal suelen teletrabajar una media de un 25% a la semana y quieren que aumente. EY ofrece a todos los profesionales un ordenador portátil y un smartphone con conexión a Internet, diversas herramientas tecnológicas y aplicaciones. Puestos compartidos, trabajo desde casa-formal, en remoto, part time o full time, etcétera; EY ha implantado un nuevo entorno para sus profesionales, coincidiendo con el cambio de sede a Torre Azca en Madrid, que consiste en que no existen sitios asignados.

  • KPMG Abogados. En KPMG Abogados tienen implementado el teletrabajo desde hace ocho años. El esporádico es utilizado por la gran mayoría (más de 500 profesionales en 2016 ) y los requisitos para realizarlo son comunicarlo el día anterior y no tener concertada ninguna reunión. El continuado, que permite trabajar un determinado número de días al mes (normalmente cuatro), es utilizado por aproximadamente el 10% de la plantilla (unos 75 profesionales), y requiere la autorización expresa del socio responsable del área. En todo caso, en KPMG Abogados están fomentando todavía más esta forma de trabajar.

  • Ontier. La firma ha seguido trabajando con profesionales que se han ido a vivir fuera de España por motivos personales y querían seguir vinculados, llevando temas. Ha habido experiencias en Italia, Reino Unido y Alemania. La socia Carmen Fernández Vadillo se fue a Italia y posibilitó la colaboración y la apertura de Ontier Italia.En enero de 2017 abrieron en Roma; en julio, en Milán. Paula Enríquez se trasladó a Alemania y continuó colaborando. De ahí pasó a Londres y ahora es country manager en Reino Unido. Priman la flexibilidad y quieren profundizar más; creen que "es el futuro".

  • Hogan Lovells. La cultura de flexibilidad está impregnando la firma. Han realizado inversiones para poner a disposición de todos los empleados un portátil con acceso a los sistemas corporativos de la firma y conexión por Lync. Han implantado una política de 'agile working' a nivel mundial que permite trabajo en remoto, a veces en días concretos, reducción de la jornada laboral por motivos diferentes a los establecidas por ley y horario 'ad hoc' diferente, entre otras medidas. La oficina de Madrid tiene un comité que hace seguimiento de cada solicitud y el 100% de éstas han sido autorizadas.

  • Baker McKenzie. Beatriz Vela, directora de RRHH, explica que el teletrabajo está arraigado, ya sea estructurado o puntual. Valoran el job sharing o fomentar el part time fuera de los umbrales de la obligación legal.

  • PwC Tax & Legal Services. Voluntario y con límites. No se plantean forzarlo más por ahorro de espacio y costes porque su trabajo es muy colaborativo, en equipo, cuenta Joaquín Latorre, socio responsable de PwC Tax and Legal.

  • Herbert Smith. Ofrecen teletrabajo esporádico y continuado, flexibilidad horaria, turnos, jornada intensiva, reducción, a tiempo parcial, etcétera, medidas ligadas a su cultura que retienen y atraen talento.

  • Garrigues. Garrigues pone a disposición de todos sus profesionales portátil, móviles, iPhones, conexión en remoto, etcétera, lo que otorga la flexibilidad para distribuir los tiempos de forma más eficaz.

  • Squire Patton Boggs. Además de jornadas reducidas para casi el 20% de la plantilla y de puestos compartidos o job sharing, intentan, siempre que se pueda, ajustar horarios en situaciones concretas.

  • Gómez-Acebo & Pombo. Tienen llave de acceso remoto tipo USB que permite trabajar desde cualquier sitio y smartphone, pero el desempeño es en sus oficinas y cada empleado tiene su espacio. No hay sillas calientes.










#bufetes #apuestan #teletrabajo #eficacia #abogadoshuesca #abogadoszaragoza #abogadosbarcelona

Posts Destacados
Posts Recientes
Archive