Batalla por un cuadro del Thyssen robado por los nazis


Un juez de EEUU debe estudiar si obliga a la Fundación Thyssen a devolver un cuadro de Pisarro, expuesto en Madrid, a la familia Cassirer, a quien pertenecía antes de la Segunda Guerra Mundial.


Imagen del cuadro 'Rue St. Honoré, après-midi, effet de pluie', de Camille Pissarro.


Vuelco en la pugna legal por el cuadro Rue St. Honoré, après-midi, effet de pluie (Calle St. Honoré, a media tarde, efecto de lluvia) del pintor impresionista Camille Pissarro. Un juez de Pasadena (California, EEUU) debe estudiar si obliga a la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza a devolver el cuadro, expuesto en Madrid, a los herederos de Lilly Cassirer, la mujer a la que pertenecía la obra antes de que los nazis le obligaran a venderla a bajo precio a cambio de un permiso para salir de Alemania.

Aunque el juez zanjó que la obra pertenecía a la Fundación Thyssen, la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito Federal de los Estados Unidos ha emitido una decisión que le obliga a reabrir el caso y analizar si declara o no que la Fundación era conocedora del origen de la obra cuando la adquirió.


Esta decisión podría incluso sentar un precedente en EEUU en cuanto a la recuperación de obras de arte robadas. El origen de la disputa radica en la adquisición por parte de la Fundación Thyssen del cuadro. Dicha obra pertenecía en 1939 a Lilly Cassirer, quien se vio forzada a entregarla a los nazis por un insignificante precio. La pintura fue adquirida en 1976 por el Barón Thyssen, quien se lo vendió a la Fundación Thyssen en 1993.


En el año 2000, los herederos de la familia Cassirer descubrieron que el cuadro se encontraba expuesto en el Museo Thyssen de Madrid, por lo que comenzó una batalla legal para recuperarlo. David Cassirer presentó una demanda ante el juez de Pasadena, su domicilio.


El juez determinó que la Fundación Thyssen (asesorada por Nixon Peabody) se había convertido en legítima propietaria por prescripción adquisitiva conforme al artículo 1955 del Código Civil español, que dispone que se "prescribe el dominio de las cosas muebles por la posesión no interrumpida de seis años". Es decir, independientemente de cómo hubiese adquirido el cuadro, la Fundación se habría convertido en legítima propietaria por su posesión no interrumpida durante seis años.


Entonces, la Comunidad Judía de Madrid y la Federación de Comunidades Judías de España, representadas por Bernardo M. Cremades, Jr. de B. Cremades & Asociados, se personaron en la apelación como terceros interesados para contribuir a la devolución a la familia Cassirer, representada por Boies Schiller. Alegaron que el juez había errado porque el artículo 1956 del Código Civil español dispone que "las cosas muebles hurtadas o robadas no podrán ser prescritas por los que las hurtaron o robaron, ni por los cómplices o encubridores". El término "encubridor" incluye la receptación, es decir, la recepción de bienes muebles a sabiendas de que son robados.

#batalla #cuadro #Thyssen #robadopornazis #abogadosbarcelona #abogadoszaragoza #abogadoshuesca

Posts Destacados
Posts Recientes
Archive