Compañías que pierden sus marcas en los tribunales


Apple, Inditex y hasta el presidente de Estado Unidos, Donald Trump, han visto como alguna de sus marcas registradas eran revocadas tras las denuncias de pequeñas empresas o jóvenes emprendedores.


Para una compañía de éxito, no existe nada más sagrado que sus marcas registradas y la defensa de las mismas. Esto provoca que, en muchas ocasiones, las empresas deban acudir a los tribunales para hacer valer sus derechos sobre sus buques insignia.


Las luchas en casos de semejanza entre signos distintivos son habituales, como sucedió en el caso que enfrentó a Bimbo con Panrico con la denominación Doghnuts o el de La Española y Carbonell, porque la etiqueta del aceite de oliva del primero se confundía con la del segundo.


Además de estas batallas legales, también se pueden dar otras circunstancias en las que los tribunales deben dictaminar sobre una posible extinción de marca. Estos últimos casos son, habitualmente, más complicados de resolver.


La legislación vigente indica que una marca sólo puede extinguirse por dos motivos: por caducidad -se tendrá en cuenta la falta de renovación del registro; la renuncia del titular; la falta de uso efectivo; la vulgarización o si la marca induce a error sobre la naturaleza, la procedencia geográfica de los productos y servicios que designa-, y, en segundo caso, la nulidad de la marca, que llegará cuando se haya solicitado de mala fe o la inscripción contravenga las prohibiciones absolutas o relativas al registro.


Alemania deja a Ferrari sin Testarossa


Uno de los vehículos míticos de Ferrari es el Testarossa, que la fábrica de Maranello produjo entre 1984 y 1996. Sin embargo, la marca italiana acaba de perder los derechos sobre esta denominación tras un juicio celebrado en un tribunal de Düsseldorf que le enfrentaba a una firma de juguetes germana llamada Autec AG.


El juez de este caso consideró positivamente en su sentencia los argumentos de la juguetera y explicó que Ferrari no había empleado esa denominación lo suficiente durante los últimos años como para poder conservar los derechos sobre la misma. Según explicó un portavoz del tribunal alemán, "una marca debe ser utilizada para poder protegerla, algo que la compañía no ha hecho aquí".


Ferrari argumentó que sigue usando repuestos en los servicios de mantenimiento, pero el tribunal consideró que no era suficiente. El fallo era recurrible.


Trompetas contra Donald Trump


Cuando, en 2011, Tom Scharfeld creó una aplicación móvil para aprender a tocar la trompeta que denominó iTrump nunca pensó que esta 'app' le daría tantos dolores de cabeza y terminaría enfrentándole al actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump.


La batalla legal, esta especie de lucha entre David y Goliat, empezó hace seis años y terminó el pasado mes de agosto con la victoria del que se presuponía más débil, Scharfeld. El Tribunal de Apelación de Marcas estadounidense canceló el derecho exclusivo del que gozaba la Organización Trump para utilizar el término 'Trump' en relación a servicios de entretenimiento, tras haber perdido igualmente una causa respecto al uso de esta denominación en las áreas de juegos de ordenador, aplicaciones móviles y música en streaming.


Los representantes legales del presidente de EEUU consideraban esta marca registrada como clave para su imperio empresarial.


Un Louis Vuitton parodiado, no copiado


Uno de los asuntos más sorprendentes en torno al mundo de las marcas es el caso que enfrenta desde hace años a Louis Vuitton con la pequeña compañía My Other Bag (MOB). Tanto es así que, tras diferentes sentencias negativas sobre la supuesta copia de diseños exclusivos, la multinacional del lujo ha decidido solicitar la intervención de la Corte Suprema de Estados Unidos para que ponga orden en el asunto y tome una decisión final.


Louis Vuitton lleva más de tres años luchando contra esta pyme estadounidense alegando que MOB no sólo infringe la normativa federal de marcas y derechos de autor, sino que además diluye la "calidad distintiva" que sus diseños y distintas marcas han logrado en todo el mundo.


Sin embargo, la Corte de Distrito de EEUU de Nueva York ha indicado que los bolsos de MOB están cubiertos por el derecho de parodia y no se trata de una copia.


El iPhone no es sólo un móvil en China


El gigante de la tecnología Apple perdió un litigio sobre el uso exclusivo de la marca iPhone en China frente a un fabricante de bolsos local. Hace siete años, Xintong Tiandi lanzó a la venta productos de piel -bolsos y fundas de móviles- en los que figuraba la palabra iPhone.


Dos años más tarde, en 2012, el departamento jurídico del gigante de Cupertino presentó una denuncia por infracción de marca y ahora, tras años de batalla legal, el Alto Tribunal Popular de Pekín le ha dado la razón a la empresa china. El argumento de la corte es que Xintong registró la palabra iPhone en 2007, dos años antes de que este 'smartphone' se comercializara en el país asiático, y Apple, aunque presentó una solicitud de registro de marca en 2002, sólo obtuvo este reconocimiento en 2013.


El fallo apuntó que Apple no pudo probar que iPhone era ya una marca famosa cuando Xintong solicitó su registro.


Problemas para gigantes empresariales españoles


Hace menos de un año, el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) dictaminó contra las pretensiones de El Corte Inglés, que recurrió el posible registro de la marca 'The English Cut'. La corte europea explicó en su fallo que aunque existía un parecido conceptual entre los signos en conflicto y el público podría establecer un vínculo entre ellos o asociarlos, no existía la posibilidad de que los confundiera.


Además, el TGUE apuntó que las alegaciones de El Corte Inglés no eran lo suficientemente sólidas para demostrar la existencia de un daño real o potencial al renombre o las marcas anteriores de la empresa, al no haberse aportado medios de prueba para corroborarlo.


Otro gigante español, Inditex, tuvo que hacer frente a una decisión negativa del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) respecto al uso de la marca Zara asociado con la distribución y almacenaje de ropa, zapatos cosméticos y complementos en Europa.


En este caso, el TJUE resolvió que Inditex no había acreditado el uso efectivo de la marca para los servicios en litigio, que fueron denunciados por dos agentes turísticos de Tanzania, y por ello revocaba el uso exclusivo de esta marca para distribución y almacenaje. El TJUE apuntó que las facturas presentadas por Inditex ni se referían a los servicios prestados a sus franquiciados ni incluían ningún dato acerca del coste del transporte.

#Compañías #pierdenmarcas #tribunales #abogadosbarcelona #abogadoszaragoza #abogadoshuesca

Posts Destacados
Posts Recientes
Archive