Los algoritmos online, en el punto de mira por 'pactar' precios


La Comisión Europea trabaja en la regulación de los software que gestionan tarifas online para evitar que el vacío legal actual sea aprovechado para eludir responsabilidades ante posibles prácticas anticompetitivas.


"Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos". Así empieza la segunda ley de robótica de Isaac Asimov, que se anticipó de alguna manera al último problema de competencia que están sufriendo empresas y consumidores. La llegada de los algoritmos que monitorizan los precios está poniendo del revés el comercio online y la falta de legislación concreta sobre su papel ha puesto en pie de guerra a parte del sector, que reclama una normativa clara sobre su uso.


"En la actualidad, los algoritmos no están prohibidos por las autoridades de competencia porque se entienden como facilitadores de los negocios, ya que ofrecen una mayor transparencia en el mercado, así como ayudan a mejorar los productos y a visualizar el interés por ellos", subrayan Irene Moreno-Tapia y Cristina Vila, counsel y asociada, respectivamente, en el departamento de derecho comunitario y de la competencia de Cuatrecasas.


Sin embargo, la Comisión Europea ha dado recientemente la voz de alarma en su último informe sobre el sector del e-commerce, en el que subraya que "la disponibilidad de información en tiempo real de los precios puede desencadenar una coordinación automatizada de dichos precios".


El problema se encuentra en que la normativa actual de competencia no habla expresamente de la inteligencia artificial. "Para que haya infracción tiene que haber dos personas que se pongan de acuerdo", comenta Rafael Baena, socio de derecho de la competencia y UE en la oficina de Madrid de Ashurst, quien insiste en que con la legislación actual es necesario que haya personas físicas responsables de ese abuso detrás de cualquier práctica concertada de colusión.


Sin embargo, la Comisión Europea es consciente de que la revolución tecnológica actual exige una revisión de su normativa clásica de competencia. Algunos algoritmos sólo rastrean precios y realizan informes sobre ellos, mientras que otros, los que tienen más peligro para los expertos consultados, aprenden de la reacción de los mercados y toman decisiones supuestamente por sí mismos. "El conflicto llega con el grado de autonomía de estos robots", alertan las abogadas de Cuatrecasas, que indican que diseñar y programar cualquier software para que tome decisiones consideradas anticompetitivas puede llegar a tener la misma sanción que un pacto clásico de, por ejemplo, cártel.


"Aunque los precios los ponen los bots tras realizar millones de observaciones en el mercado, las autoridades de competencia se están rigiendo por sistemas de responsabilidad ante los primeros casos que les están llegando", explica Rafael Baena, que alerta de que estos sistemas online de rastreo de precios están provocando una homogeneización de tarifas, en muchos casos, a la alta.


"Sin necesidad de intervención humana, los consumidores nos encontramos con precios más elevados, es decir, con el mismo resultado que si hubiera un cartel que hubiera tomado esta decisión", lamenta el socio de Ashurst. Por este motivo, solicita una legislación más clara y propone la obligatoriedad de establecer mecanismos para que los algoritmos eviten prácticas abusivas.


De la misma opinión son Irene Moreno-Tapia y Cristina Vila, que recuerdan las palabras de Margrethe Vestager, comisaria europea de Competencia, sobre la necesidad de diseñar algoritmos a los que no se permita coludir. Siguiendo esta argumentación, las abogadas señalan que parece que la responsabilidad final sería de las firmas que compran o programan los robots para alterar los precios.

#pactarprecios #algoritmosonline #abogadoshuesca #abogadoszaragoza #abogadosbarcelona #abogados

Posts Destacados
Posts Recientes
Archive